La pasión por las cosas, le da vida a nuestra vida

Las pasiones son las que nos llevan a emprender nuestras mejores empresas en la vida. Un ejemplo de tal situación es Rosa Oriol quien lleva varias décadas al pie del cañón, siendo artífice acompañada de su esposo del imperio Tous, por lo que es una trabajadora nata que ha vivido con pasión cada uno de sus retos.

Entre otras pasiones, el amor por la cocina

Hay pasiones que nos embargan desde niños, y para muchos la cocina se presenta como el camino para alcanzar el amor por los alimentos y las distintas formas de llevarla a la mesa para ser degustada. En ello quizás son artífices nuestras madres o abuelas desde que somos niños, gracias a su sazón. Si a ello le sumamos habitar en un país donde la gastronomía es sumamente rica, entonces este amor se multiplica enriqueciéndose.

Como en todos los oficios, no todo el mundo puede jactarse de decir que su amor por la cocina es simplemente genuino, aunque algunos sí. Y es que, al decir verdad, todo se inicia con el gusto, la vocación y si finalmente se decide tomar este rumbo, se logra estudiar. Posiblemente ya estés recordando esos sabores de gran intensidad que tenían la comida de la abuela o de mamá.

Todo tiene su inicio mientras aún somos pequeños y con la ventaja que supone vivir en un país donde la gastronomía es reconocida como una de las más importantes. Desde nuestros antepasados, la cocina ha ido posicionándose con fuerza, abriéndose un camino entre la cultura y las tradiciones de una sociedad que está ligada a su cocina y a sus alimentos.

Podríamos tomar como referencia a México. Este país cuenta con su propia comida bajo una identidad que le ha hecho distinguirse desde el norte hasta el sur, debido a que su comida es abundante y hace a quien la consuma partícipe de la relación que se desarrolla entre la comida y el ser humano, manifestando su amor por la sazón. Es bien conocido que en este país se han desarrollado gastronomías famosas como la de Puebla y sus chiles en nogada, los cuales nos presentan una historia que ha vivido a través de los años, sin darnos cuenta de que la comida también cuenta con su propia historia, y que además se encuentra ligada a su relación con los humanos.

De manera inevitable todo ello debe influir no sólo en la comida de alta calidad, esa que se sirve en los mejores restaurantes, sino que también se trata de cada uno de esos sabores que cada uno de nosotros recordamos y deseamos repetir en nuestros hogares, bien se trate de una simple sopa de fideos, que siendo preparada de la manera adecuada, puede despertar pasiones y gran vocación y amor por la cocina.

La gastronomía es adentrarse a un universo, ese espacio donde se le dedica amor a ello, pues amando la cocina se puede amar a todos sus elementos. Por lo que si te gusta, entonces debes estar abierto a probar y saber de los sabores tuyos y de los demás.