Una dieta saludable

La Alimentación es aquel proceso por medio del cual se toman del exterior una serie de sustancias que tienen una importancia para la nutrición del ser humano, las cuales se encuentran en los alimentos que forman parte de nuestra dieta. Así mismo, la Nutrición, son todos aquellos procesos por medio de los cuales toda persona ingiere, absorbe, transforma y utiliza dichas las sustancias.

Así como Pedro Luis Cobiella Hospiten desarrollo una combinación exitosa entre turismo y salud, de la misma alimentación y la salud van de la mano, puesto que el tener una dieta adecuada permite la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Diversas investigaciones han demostrado la relación existente entre la dieta que posea una persona y la aparición de enfermedades crónicas como lo son las cardiovasculares, diabetes mellitus, obesidad, entre otras, en las cuales se evidencia que al poseer una alimentación inapropiada se incrementan los factores determinantes en el desarrollo de estas patologías.

Por lo tanto, tanto el tipo de alimentos que se consuman, así como la cantidad de los mismos, poseen una influencia importante en el estado de salud de cualquier persona. Sin embargo, el comer mal es muy fácil cuando se selecciona una dieta que posea demasiados alimentos inadecuados, como lo pueden ser por ejemplo, las comidas rápidas ricas en grasa y cantidades mínimas e insuficientes de alimentos saludables, como frutas y hortalizas.

¿Qué es una dieta saludable?

Para la mayoría de los nutricionistas, no existen alimentos considerados como malos, sino más bien existen dietas poco sanas. Para ello se debe elegir una dieta saludable en la cual se consuma la cantidad correcta de alimentos en las proporciones adecuadas, de forma continua. Por lo tanto, al comer proporciones adecuadas de alimentos de los principales grupos garantiza la base del bienestar diario así como permite reducir de manera significativa el riesgo de adquirir enfermedades a largo plazo.

En este sentido cuando corresponda alimentarse basado en un concepto de dieta saludable, se deberá tener presente los siguientes criterios:

  • Elegir una dieta que incluya una variedad de alimentos perteneciente a los diferentes grupos: frutas, cereales, hortalizas, lácteos, aceites, carnes, huevos, pescados, azúcares, ya que los nutrientes necesarios están distribuidos en los alimentos y a través de estos se pueden obtener los mismos mediante diferentes combinaciones.
  • Se deberá mantener un balance adecuado, para que ningún alimento consumido de manera excesiva desplace o reemplace a otro que también sea necesario.
  • Se deberá tener moderación respecto a las cantidades consumidas, pues de esta manera se logrará mantener el peso adecuado evitando en este sentido la obesidad y las consecuencias que trae la misma.
  • Hay que tener en cuenta que los hábitos alimenticios particulares, pues no solo se debe comer por una mera necesidad física, sino también se debe hacer para disfrutar. Por lo tanto, la dieta elegida aparte de ser sana y nutritiva, también debe estar configurada de manera que provoque ser ingerida y que a su vez posea alimentos a los cuales se este acostumbrados a comer.

A continuación se indican algunos consejos básicos que permitirán tener una alimentación saludable: 

  • Se deberá comer carbohidratos del grupo de las féculas y alimentos integrales como el pan, el arroz y los cereales.
  • Comer mayores cantidades de hortalizas y fruta tratando en la mayoría de las posibilidades alcanzar a consumir cinco piezas o raciones al día como mínimo. 
  • Seguir una dieta variada eligiendo alimentos frescos y evitando los envasados y los snack.
  • Se debe controlar el tamaño de las raciones de manera que con el tiempo la cantidad de energía que se esté consumiendo este acorde con el nivel de actividad que se posea.
  • En la medida de lo posible se deberá aumentar de manera paulatina incrementar la actividad física. 
  • Beber diariamente entre 1,5 y 2 litros de agua.